Mensajes con el Tag ‘John Lennon’

LAS ÚLTIMAS CANCIONES DE MIGUE BENÍTEZ EN SOLITARIO, ‘DER MATAJARE MIGUÉ’ (Entrada 2/2)

Domingo 7 de noviembre de 2010

101107Matajare9Otras+_b

 

‘Matajare 9 Otras +’ son doce canciones intensas, desbocadas y rugosas donde se reúnen seis temas inéditos de Migue Benítez, junto a tres tomas alternativas y tres tomas originales de ‘Matajare 9’.

 

Es decir, un ‘collage’ de maquetas grabadas a voz y guitarra por Migue en distintos días, momentos, e incluso lugares, que toman cuerpo juntas con un nexo de unión en común: Culminar el viaje acústico que comenzó en el Disco –Libro ‘Cómo apretar los dientes’. El camino hacia una muestra del repertorio que ‘El Verde Reverde’ manejó en sus cuadernos y su mollera en el 2004 mientras preparaba su disco en solitario, su proyecto Matajare sin fecha de caducidad.

 

La producción artística es descarnada, tan sencilla como su portada a una tinta sobre papel cartón. Destaca por encima de todo la voz agrietada de Migue, que parece arañar los altavoces, mientras desarrolla su particular catálogo de géneros estilísticos y “duros acordes” de difícil clasificación.

 

1. PODENCO GRIPAO (toma original)

 

Las primeras notas musicales que suenan en ‘Matajare 9 Otras +’ son una reivindicación de la rumba de estilo venenoso y galopante.

 

El detalle: Ésta toma original del ‘Podenco Gripao’ viene con una estrofa más.

 

La intención: Con ésta melodía de letras renovadas (Tanto tienes / tanto vales…) quería Migue abrir el disco ‘Verde’ de ‘Matajare 9 V.R.V’. Por supuesto probó otros nombres desde arriba de la parra.

 

2. SAPO VERDE (toma alternativa)

 

¿Y qué tal se le daban a Migue los ordenadores? Pues si quería no los manejaba nada mal. A veces jugó a ser un orfebre doméstico y grababa en un portátil con un programa multipistas.

 

En ‘Sapo Verde’ pone las voces (se dobla a sí mismo), la guitarra eléctrica (la Telecaster prestada de Diego Pozo) y su flamenca, que se suma sin frenos en el remate final.

 

El espíritu de Lennon sobrevuela la sesión de ésta vacilada campestre grabada en el viejo caserío de su campo, a las afueras de Jerez. Hacía pocos días que la había escrito, junto a temas como ‘La Madriguera’ o el ‘Rey del Regaliz’, que entraron en el segundo disco de Los Delinqüentes de la primera etapa.

 

Meses después, le arreó una nueva vuelta de tuerca al ‘Sapo Verde’ para que fuera el segundo impacto ‘Matajare 9’.

 

3. SIGO A LA LUNA (toma original)

 

De aquella época es también el reggae así a su estilo. ‘Sigo a la Luna’ (que Migue renombró ‘Qué va’) se presenta aquí tal y como lo dejó. Tanto que se puede oír el sonido de las páginas al pasar.

 

Sin palabras: Reluce la calidad de la interpretación primera, de una sola vez y en una única toma. Y en las primeras escuchas, hasta que te acostumbras a la versión desnuda, brilla el trabajo posterior que realizaron los músicos que lo acompañaron para el Disco-Libro póstumo.

 

Esto es: No cesan de asaltarte los detalles que agregaron Muchachito y los compañeros de carretera de Migue en Los Delinqüentes: el bajo de Dani; las percusiones, palmas y jaleos de Faé, Teto, Morilla y Juanjo; las guitarras de Diego y Olmedo; o la batería de Api.

 

4. MI CURRERA (toma original)

 

Hablemos ahora de ‘Mi Currera’, el blues-rock’n’roll desvergonzado donde ‘El Búlgaro’ se lamentaba de la pérdida de dos importantes compañeras: Su navaja Currera y su chica.

 

La voz de Migue es la gran beneficiada en esta versión acústica. La grabación primigenia nos acerca aún más su garganta quebrada y desnuda. También su guitarra flamenca.

 

La actitud, a pesar de estar solo en la pecera, sugiere y te hace sentir a la banda de músicos, incluso sin que estén presentes. Las respuestas están en los estribillos.

 

5. EL ECO DEL PÁJARO SOMBRÍO

 

La primera inédita. ‘El Eco del Pájaro Sombrío’, la canción que aparecería en el disco ‘Marrón’, resuena a ritmo de tanguillo. Migue marca la intensidad con su voz cautivadora y el instante gana magnitud por la intimidad de la grabación en solitario.

 

Era el momento. Preparaba su obra más desmesurada y resuenan los latidos de un músico prolífico, de un corazón enamorado.

 

Uno de los grandes rescates de ‘Matajare 9 Otras +’ y la prueba de que estamos ante un artista poco frecuente: Migue poseía tanto material bueno que no cabía en un solo álbum. Necesitaba un doble, e incluso un triple.

 

6. MI AMANTE (toma original)

 

Justo la cancíon que venía después: Desesperación, dolor y libertad en mitad de la noche.

 

‘Mi Amante’ describe un mundo solitario y sombrío de manera dulce. Con letra sencilla y simbolista. La luna es su única compañera en la oscuridad y Migue se dirige a ella y nos cuenta cómo es sin grandes rodeos lingüísticos, con sencillas fantasías poéticas. Como si entonara una nana.

 

El cantante de la ‘madrugá’ en un tiempo de cambios impulsivos. Buscando nuevos registros. Componiendo para su disco más ambicioso. Lejos de la alegría de otros tiempos y liberado de la presión de pertenencia a un grupo. Solo contra sí mismo.

 

7. AUNQUE SE QUEJE EL FARAÓN  

 

Termina la ‘madrugá’ y comienza a amanecer un nuevo día: El tema favorito de Migue para probar sonido en los conciertos.

 

La apropiación personal de las músicas de raíz de un chico de barrio de las afueras, que vive y sueña poniendo los pies en la zona rural y escapándose de vez en cuando a tocar en directo.

 

Le gustan las bulerías de Jerez y la música de origen afro-americano. Las fusiona en la búsqueda de algo nuevo.

 

Le encantan los animales y escribe himnos a la evasión en el oro líquido. Los llena de aullidos flamencos y transgresivos. Y los hace sonar vestidos con el traje de la austeridad y la sencillez. El que se hace con trapos musicales de sonidos sucios y desvencijados que huelen a tasca y a humo.

 

8. LA REINA DE MI VARA VERDE (toma alternativa) 

 

Un nuevo ensueño en forma de balada. Sin anestesia. La versión alternativa de ‘La Reina de mi Vara Verde’ sorprende por su delicada melodía optimista.

 

Una celebración del amor bajo la luna y las estrellas. El luchador pasando de los tigres y usando letras como balas.

 

9. YO SÉ

 

El cierre del tramo de sonido más áspero. Migue vuelve a explorar el blues pantanoso y sureño a su manera.

 

Huye de la estructura habitual de la canción, los puentes parecen estribillos, los estribillos parecen estrofas y añade feroces remates en clave soul.

 

‘Yo sé’ utiliza las palabras y las experiencias cotidianas, de todos los días, y parece haber sido escrita para garitos pequeños y de acústica insuficiente en los que, de todos modos, te sientes fenomenal.

 

10. EL CEMENTO ME LLEGA HASTA LOS PERNILES

 

Comienza el atardecer de la obra con otra gran novedad: Una canción no exenta de contenido social donde Migue se reivindica una vez más como autor.

 

Su voz camina por derroteros desafiantes, se interroga con languidez y responde disparando dardos sobre la desigualdad en el mundo en forma de letras.

 

La solución puede estar en que los hombres hablen con los animales, en que los animales salgan de los bares y en que todo el mundo camine junto.

 

11. UNA DONACIÓN

 

En la búsqueda de lo primordial y de la coherencia humana, ‘Una Donación’ dibuja un brindis en la estación de la vida. Necesidad, descontrol, castigo, filosofía garrapatera, ejecución seria no desprovista de humor… Todo a la vez.

 

Vivencias y dificultades reales que parecen cuentos surrealistas contados con ritmo de guitarra inquieto y pícaro.

 

Ingrediente extra: Tonos fatigados cuando trata de justificar de manera incrédula “lo bueno del sistema”.

 

12. POETA GARRAPATERO (toma alternativa)

 

El final. Migue Benítez. El cantante de la rabia y la confianza. Del sentimiento garrapatero. El poeta melancólico, callejero y enamorado.

 

El remate de su joven legado musical de enorme relevancia para su gente. De su sencilla revolución.

 

Han pasado los años y sus canciones no envejecen. Suenan actuales y laten con fuerza. Como las golondrinas en los cables y los gorriones en los árboles están aquí, con nosotros, por todos los rincones, en el aire de la calle.

 

John Lennon: God


Comparte esta entrada:
Google Facebook Twitter Yahoo! Buzz MySpace Email

¿EN QUÉ CANCIÓN COMIENZAN LOS DISCOS?

Viernes 25 de junio de 2010

100625TumblinDiceMatajare

 

De hace un tiempo a esta parte no me puedo desenganchar de mi antigua versión en Cd del ‘Exile on main street’, el que según muchos críticos es el mejor disco de los Rolling Stones. Su primer disco doble.

 

Ahora ha vuelto a ser publicado en una edición de lujo revisada y remasterizada, con nuevas canciones añadidas de las que se quedaron fuera de aquellas gloriosas sesiones de grabación en el sótano de la casa de Keith Richards, al sur de Francia. Son los Rolling y el desembarco promocional es espectacular.

 

Sin embargo, y esto es bastante típico en mí, aunque todos hablen de un nuevo lanzamiento, un artista y una época, yo me refugio en volver a saborear el material que ya tenía en casa, mientras me decido a ir hasta las estanterías de la tienda y comprar la nueva y lujosa edición.

 

El punto especial que para mí tiene el ‘Exile on main street’ es que siempre comienzo a escucharlo en su quinto corte, ‘Tumbling dice’. Me encanta cómo entra esa guitarra eléctrica, cómo rompe la batería de Charlie Watts, los coros, su melodía…

 

La eléctrica de Richards me recuerda a las caídas suaves y sinuosas de Chuck Berry y los golpes en la caja y los platillazos son tan de Charlie que es complicado encontrar referentes. El sonido es puro blues-rock con salpicaduras soul, siempre mirando hacia esa comunidad afro-americana que tan buen gusto ha desparramado en la historia de la música.

 

El disco es de 1972 y parece que lo grabaron ayer. Por ahí también andaban, además de Mick Jagger en la voz y guitarra, Mick Taylor en la guitarra slide y el bajo, Nicky Hopkins al piano y Bobby Keys al saxofón.

 

Aquellas sesiones de grabación fueron noches de puertas abiertas y también han sido mitificadas como jornadas de desenfreno. Los Rolling se metían a grabar un disco, contactaban con sus mejores amigos y por allá que se iban pasando uno tras otro para aportar lo mejor de cada casa: William Burroughs, Johnn Lennon o el también malogrado Gram Parsons (puro country rock e íntimo de Richards desde hacía años). Gram fue uno de los grandes puntales en lo que a consejos sobre cómo sonar y escribir música se refiere para este álbum mítico. 

 

Además, esta canción, ‘Tumbling dice’, desde mi punto de vista, es la más libre del disco, la más ‘matajare’, por decirlo a nuestro rollo. Aquí está claro que fue Richards el que se llevó el gato al agua: Un tiempo extraño (mucho más lento en comparación a su interpretación en directo), estrofas desiguales en versos, los estribillos varían entre ellos… recordar lo que hace Migue en el ‘Anónimo’, por poner un ejemplo.

 

Y bueno a lo que iba, mi ‘Exile on main street’, a excepción de algunos otros días, siempre comienza en su quinto tema. Sin embargo, en ‘Matajare 9’ no puedo no comenzar desde el encendido de radio del principio. Y a vosotros, ¿os pasa lo mismo? ¿Dónde comienzan vuestros discos especiales?

 

 The Rolling Stones – Tumbling Dice


Comparte esta entrada:
Google Facebook Twitter Yahoo! Buzz MySpace Email
www.comoapretarlosdientes.com
© Ediciones MATAJARE 2009. Todos los derechos reservados.
AVISO LEGAL| QUIENES SOMOS | CONTACTO | LISTA DE CORREO