junio de 2015

FELIZ 32 CUMPLEAÑOS MIGUE, UN BESO MUY GRANDE ALLÁ DONDE ESTÉS

Sábado 20 de junio de 2015

 

Hoy Migue cumpliría 32 años. Migue nació un 20 de junio de 1983 y aunque yo sólo tenía 4 años, recuerdo aquel día bastante bien. Mi padre me llevó a visitar a mi madre en el hospital de la Cruz Roja en Jerez, para conocer al hermanito pequeño, hacía mucho calor y me dio por quitarme la camisa y ponerme a hacer como que toreaba con ella. Una monjita llegó y me riñó, me dijo que me tenía que poner la camisa… y me quedé bastante cortado.

 

Migue evidentemente no era consciente de aquello, pero cuando años después le contaba la historia se partía de risa imaginando aquella escena.

 

Los hermanos tienen eso, se conocen tan profundamente que basta con ver algo de ‘refilón’ para saber cómo está sintiendo el otro. Y así, pues puedes reír, llorar, sufrir, ilusionarte o encontrar paz compartiendo cositas con tu hermano. Y piensas que siempre vas a tener ese apoyo.

 

Desde que Migue se fue, no hay día que no le eche de menos. Y a veces es muy complicado para mí tener que escribir sobre él, sobre su arte o sobre su personalidad.

 

Si no fuera por esa pasión y admiración que veo que su creatividad sigue levantando, creo que nunca me habría sentido con las fuerzas suficientes como para dedicar muchos años a la publicación de su disco-libro póstumo ‘Cómo apretar los dientes’, ni a todo lo que ha venido después.

 

Migue escribió una vez, mientras preparaba Matajare, una frase que decía: “Sé que de mí alguien se acuerda”. Y tenía razón. Su esperanza era verdadera.

 

Yo soy otro fan. Otro testigo de todo lo que ocurre. Y nunca dejo de sorprenderme ante lo prodigioso de la comunicación y de la cercanía que nos pueden prestar los medios que hoy día tenemos a nuestro alcance. Todos los mensajes que se siguen generando en torno a su obra me animan para seguir imaginando y planeando cómo le gustaría a Migue que se trabajase y difundiera su legado. La eternidad de su obra que él tan clara tenía.

 

También un 20 de junio, hace 6 años, en 2009, estrenamos en la web de Migue www.comoapretarlosdientes.com la pre-mezcla de ‘Sigo a la luna’, que sería el primer single de su disco póstumo Matajare 9. Desde entonces, pues siempre nos gusta hacer algo especial para rememorar el día en que Migue nació. Hemos rescatado vídeos, fotos, hemos publicado nuevos capítulos de la línea del tiempo…

 

 

HIERRO OXIDAO

 

En estos días estamos preparando el documental #HierroOxidao sobre su vida y obra. Ya casi tenemos finalizada la primera fase de la producción donde se han realizado decenas de entrevistas a amigos, músicos, compañeros de viaje en Los Delinqüentes, periodistas… porque nuestra intención es que sean los testimonios los que nos hablen y nos cuenten sobre Migue, su obra, sus amigos, sus gustos, sus errores, sus aciertos… Su parte divina y su parte humana.

 

Nos queda terminar de organizar y de rescatar todo el archivo posible de vídeos, audios e imágenes y podremos pasar a la fase de montaje. Hay muchísimo material y hay que tratarlo con mucho cariño.

 

Volviendo al tema de las entrevistas, en esta época de rememoración, repaso, y puntualizaciones sobre datos, fechas, etc; pues nuevamente he vuelto a revivir muchas anécdotas y momentos. Lo he hecho desde el punto de vista del entrevistador y documentalista, también volviendo a hacer de periodista puro y duro, el sueño para el que un día me formé.

 

Y luego también he tenido la oportunidad, gracias a la colaboración de nuestro amigo Jaime Moreno, y de mi primo Manuel, pues de grabar unas entrevistas donde yo respondo a muchísimas preguntas sobre fechas, impresiones e historietas con Migue.

 

Así que me ha parecido muy curiosa la propuesta que he recibido por la mensajería del Facebook de Ediciones Matajare hace pocos días.

 

Son unas preguntas de Nacho Ladrón de Guevara, un amigo de Úbeda (Jaén), al que aún no tengo el placer de conocer personalmente; que después de leer me han hecho pensar que hoy es un buen día para responderlas y compartirlas con todos vosotros. De algún modo, nuevamente, estaremos pensando y sintiendo a Migue muy cerca, de igual modo que cuando su música suena “negra en la tierra” o “ardiente en la candela”.

 

Os dejo con la entrevista. Os invito a poner algún disco de Migue. Y os deseo salud y buen verano.

 

La semana próxima esperamos poder anunciar novedades muy ilusionantes sobre el Vente Pa’ Jerez 2015.

 

¡Hasta pronto!

 

***

 

Entrevista a Manu Benítez Gómez , por Nacho Ladrón de Guevara.

 

DE SAN JOSÉ A LA GLORIA

 

 

 

Curiosidades de un garrapatero más, surgidas ante la mirada atenta de la luna, en una noche clara, mientras los bichos cantan.

 

Sabemos que Migue empezó a componer desde una temprana edad, si no recuerdo mal sus primeros temas los escribió cuando tenía 12 años ‘Fumata del Ladrillo’ o ‘El Aire de la Calle’, dedicada ésta a Melchor un vagabundo de Jerez ¿Fue ahí cuando empezó a componer o era un don que le venía desde antes?

 

Pues la primera vez que escuché a Migue cantar una canción suya creo que tendría unos 10 años… Ya estábamos viviendo en el campo, pero no llevábamos allí mucho tiempo. Recuerdo la melodía porque me suena que está en algún video casero. La letra decía así: “Calabacín, calabazón ¡Ay! Qué tremendo vacilón”. Era muy graciosa.

 

Migue imaginaba y canturreaba melodías desde muy pequeño.

 

‘Fumata de Ladrillo’ se compuso años más tarde, cuando ya conocía al Canijo y estaba Migue en su primer curso de instituto. Con 14 ó 15 años. Igualmente ‘El Aire de la Calle’ la escribió un poco después.

 

Con 12 años lo que Migue escribió fueron sus primeras poesías y muchas historietas cómicas. Las que quedaron guardadas en carpetas y cuadernos y consideré mejores están en su libro ‘Cómo apretar los dientes’, en el último capítulo.

 

¿Podrías explicar el porqué de la demolición de la finca San Ignacio en San José Obrero, tengo entendido que hasta hace poco tiempo vivía ahí vuestro padre ¿Pasó Migue ahí toda su vida o la recta final de ésta? ¿Sigue siendo vuestro el terreno? ¿Qué puede decirnos de ello?

 

Nosotros llegamos con nuestros padres a San Ignacio a principios de los años 90. Migue tenía 10 años y yo 14 cuando nos mudamos allí. A mí me costó un poco más adaptarme porque echaba de menos la plazoleta y la vida tan especial que había en nuestra barriada La Granja, en la zona norte de Jerez. Al Migue no le costó nada aclimatarse, a él le encantaba desde pequeño irse con mi padre a los campos en los que se hacía siembra o recolecta de forrajes de cereales, pues mi padre es agricultor y productor de comida para el ganado; así que Migue, allí en contacto directo con la naturaleza, estaba en la gloria. En pocos días ya eran frecuentes las visitas a la casa a muchos amigos que hizo en la barriada que hay junto al campo y en Guadalcacín.

 

En aquella época a Migue lo que le gustaba era el rap, y en una de las habitaciones que reformamos, que era antes un gallinero, Migue se ponía a ensayar bailes de hip-hop y a dar clases con sus colegas, también a jugar a la video consola, eran los años de la Super Nintendo o la Mega Drive de Sega.

 

Años más tarde, con Migue aún con nosotros, a la casa del campo empezaron a llegar cartas del Ayuntamiento de Jerez, advirtiendo del crecimiento urbanístico de la zona, y de que aquella parte de Jerez iba a ser incluida en los planes generales de urbanismo. A mi padre le dolía mucho abandonar la finca, pero después de sopesarlo mucho, y temiendo una expropiación futura forzosa, con el consentimiento de Migue y mío, se vendió la parcela a una empresa constructora que es actualmente la dueña.

 

Después de aquello llegó la crisis económica y la caída en picado del sector de la construcción como sabes. Así que creo que pasarán muchos años hasta que en el campo se levante algún tipo de urbanización.

 

Con los actuales dueños tenemos una buena relación. Ellos son conscientes del cariño tan grande que tenemos a aquel trocito de tierra, para mí el rincón más garrapatero del mundo porque precisamente allí es donde Migue se obsesionó con las garrapatas, al tener que cuidar a sus animales de los ataques de las mismas, y creo que es por eso mismo que cuando decidieron que iban a derribar todo (esa es su política, supongo que para evitar riesgos de derrumbamientos y que alguien ocupara la vivienda sin su permiso) nos avisaron con tiempo, por si queríamos hablar con el jefe de la empresa de derribos para dejar el muro del graffiti en pie.

 

 

Recuerdo que fue un martes del mes de marzo creo que de 2014, y allí me planté a las 7 de la mañana para explicarle a aquel buen hombre todo lo que esa pintada significaba para nosotros. Analizó la construcción y me dijo que lo iba a intentar, que tenía que asegurarse de que no era inseguro dejar el muro en pie, y lo consiguió.

 

Fue allí, en su habitación del campo donde Migue sufrió el paro cardiaco y falleció aquel maldito martes 6 de julio de 2004 por la mañana, después de haberse levantado para desayunar y haberse vuelto a acostar. Mi padre fue a despertarlo sobre las una de la tarde para que se fuera a la cocina a ayudar a ir preparando el almuerzo y se pensó que Migue estaba desmayado, yo llegué al poco tiempo y no logramos reanimarlo.

 

Así que para nosotros fue duro abandonar la casa del campo años después, pero creo que también necesitábamos pasar esa página. La muerte de mi madre, por un cáncer cuando ella era muy joven, con 41 años, también la vivimos allí, o la de mi abuelo Manolo. Son cositas que te endurecen el corazón…

 

Muchos Garrapateros admiran uno de sus temas (yo entre ellos): Flamenco Transgresivo ¿Se conoce la totalidad de esa letra o la existencia de alguna grabación?

 

Flamenco Transgresivo es una de esas canciones de las que Migue preparó para ‘Matajare 9’ a las que más vueltas le dio. También la llamaba Flamenco Rock & Roll. Y sé que no terminaba de quedar totalmente a gusto con ciertas partes musicales. El estribillo lo cambió muchas veces… Pero él sabía que era una gran canción. Supongo que por ello quería que fuese la primera canción del segundo disco del triple ‘Matajare 9’ que quería publicar.

 

Ante esa diatriba, sabiendo que la canción no estaba concluida del todo, pero siendo consciente de que había una estrofa que siempre se repetía en todas las revisiones que hacía Migue, pues para su disco póstumo decidí recuperar una parte nueva de letra que Migue había hecho, ese “No sé por qué soy tan oscuro…”, que recitó Josele Santiago, y la estrofa: “La teja vieja de la ‘callijuela’ está ‘cargaita’ de verdín”… Fueron decisiones muy difíciles de tomar… Pero siento que finalmente la esencia de lo genial que iba a ser aquella canción quedó reflejada.

 

 

 

¿Qué hacia “er Migue” durante el Lorenzo y la madrugada? ¿Podrías contarme más sobre el día a día de tu hermano?

 

A Migue le gustaba mucho escribir canciones de madrugada y soñar con sus conciertos. En un salón grande que teníamos en el campo y que reformamos era donde escribió casi todos los temas para ‘Matajare 9’ y muchos de los discos de Los Delinqüentes. Aquel salón era la caña. Antes había sido un almacén de cartones de huevo, porque en el campo, antes de llegar nosotros, se criaron cerdos y gallinas ponedoras. Luego mi abuelo también crió gallinas, pero era una cosa más doméstica, no para vender a almacenes.

 

Las mañanas, desde que Migue empezó su carrera profesional con Los Delinqüentes, eran para descansar. El ritmo era muy fuerte, con conciertos y promociones casi todas las semanas. Se terminaba de trabajar tarde, y al final entrabas en ese tipo de horario nocturno, es normal.

 

Luego, cuando a veces no había conciertos, sí le gustaba levantarse temprano e ir a comprar el pan a Guadalcacín para hacerse alguna tostada de zurrapa de lomo o de aceite con tomate e irse al campo a ayudar a mi padre Sebastián y a mi tío Antonio en el taller, limpiando piezas del tractor o lo que fuese.

 

¿Cuál era el lugar de encuentro/ensayo de los Delinqüentes?

 

Los lugares de encuentro habituales eran la desaparecida tasca K’Petra de Luis Ramos, el padre del Fae, en la calle Zaragoza; o el pub Ambert, junto al Cine Jerezano, en la plaza San Andrés, o también en el bar Damajuana, donde está el estudio de Josema Pelayo. Allí se veía Migue con El Canijo, Diego, Fae, Dani, el Morilla…

 

Y los ensayos se hacían en un garaje de la casa del campo, en un caserón muy antiguo que estaba al lado de donde vivíamos nosotros. Es la casa que se puede ver en el videoclip ‘A la luz del Lorenzo’.

 

Siempre recuerdo a Migue llegando a esos sitios con su carpeta de letras debajo del brazo. Con la hojas de los cuadernos arrancadas y llenas de trozos de papel grapados con las partes nuevas de las canciones repasadas.

 

¿Compuso Migue la mayoría de sus temas en San José Obrero?

 

Sí bueno, en el campo, que está en la avenida San José Obrero, entre la barriada San José Obrero y Guadalcacín.

 

¿Se conocen todos los temas de Migue? Se sabe que fueron 27 temas los rescatados gracias a tu trabajo pero… ¿Se quedó algo en el cajón?

 

Para el disco ‘Matajare 9′ que se incluyó en ‘Cómo Apretar los Dientes’ se rescataron 20 canciones. Y en ‘Matajare 9 Otras +’ pudimos rescatar seis más. Migue quería publicar realmente un disco triple con 30 canciones. Así que algunas se quedaron fuera. De algunas llegó a grabar maquetas, de otras no. Hay canciones de las que dejó escrita la letra y que nunca grabó y que nunca llegué a escucharlas, o que sólo me las cantó una vez, para pedirme opinión antes de dejarme las letras para que se las revisara. El manuscrito en el que planteó el listado de canciones para ‘Matajare 9’ está incluido en el libro ‘Cómo apretar los dientes’. Fue nuestra guía durante las grabaciones.

 

Migue era un compositor infatigable. Y en sus últimos seis meses trabajó muchísimo. Planificar y publicar un disco triple en solitario, con 21 años, al margen de Los Delinqüentes, era un reto grandísimo para él. Fue una lucha muy dura. Y de ahí salieron canciones como ‘Viviendo sin frenos’, ‘Rosa de mi pañuelo’, ‘Soy de los verdes’, ‘Dejarlo Correr’, ‘Mi amante’, ‘El Eco del pájaro sombrío’, ‘Esperaré’ o ‘Yo soy como el sol’.

 

 

¿Tenía Migue algún tatuaje?

 

Sí. Llegó a tener tres. En el pecho derecho una estrella y una luna, en el pecho izquierdo un águila y en la parte interior del músculo izquierdo un escorpión.

 

¿Teníais alguna otra casa donde Migue pasara las horas? ¿Se podría visitar ese lugar?

 

Sí. El piso donde nos criamos de pequeños en la barriada La Granja. Se puede ir a la plaza del Gastor y dar un paseo por allí. Al piso no, allí vive hoy nuestra tía Manuela y quizás se puede llevar un susto si alguien llama a la puerta y le dice que viene de visita turística siguiendo la ruta garrapatera.

 

¿Cómo le fue a Migue la vida amorosa? Se sabe que tuvo dos o tres relaciones (Lidia, Laura…) ¿Cuál fue la última?

 

Migue tenía muy buenas amigas. Él era tan sencillo, tan llano, tan generoso y tan sincero, que creo que nunca tuvo una palabrita fea con ninguna chica. Su primera novia en serio fue Laura García, de Jerez. A ella le dedicó canciones como ‘La Reina de mi Vara Verde’ (que escribió a los pocos meses de publicar ‘El Sentimiento Garrapatero’, o frases como “Una casa de cartón donde poderte amar”, “Me gusta verla cuando mi gorda se desnuda y de su belleza me pongo ciego”…

 

Años más tarde, en 2003, Migue estuvo creo que casi medio año con Laura Rodríguez, de Madrid. Laura se vino con nosotros a muchos conciertos de la gira del ‘Arquitectura’ y tengo estupendos recuerdos con ella.

 

Y ya en los primeros meses de 2004 Migue estuvo con Lidia, de Jerez. Ya cuando falleció Migue no tenía en ese momento novia formal. Y de un poquito antes es aquella poesía que dejó escrita y dice: “Mi gata me ha ‘dejao’, pena no tengo ninguna. Porque yo con ella no había ‘firmao’ escritura”.

 

¿Podrías decirme cual fue la primera guitarra de Migue y si antes de aprender con Diego fue autodidacta?

 

La primera guitarra Migue se la compró con el dinero que le regalaron en su primea comunión. Se compró una guitarra, una bicicleta, unas Reebok Pump y muchas chucherías.

 

Aquella guitarra la dejó un poco arrinconada al principio, pero cuando descubrió a Triana y a Pata Negra, ya se fue a San José Obrero a buscar a Miguel Sánchez, que fue su primer profesor de guitarra, a quien también hemos entrevistado para el documental ‘Hierro Oxidao’.

 

La Venena era el nombre que le puso. Le dedicó una canción. Y la llevaba guardada en una funda de plástico de cuadros. Los primeros acordes se los puso en el papel nuestro amigo Álvaro, de La Granja, ya las primeras canciones que se aprendió fueron unas de Nirvana y de Pearl Jam, pero muy pronto se aburrió de tocar las canciones de otros y empezó a hacer las suyas propias.

 

 

¿Acabaron de algún modo “mal” los Delinqüentes con Migue?

 

Este es un tema que hemos tratado mucho en las entrevistas del documental. Hay un momento clave que es cuando el grupo decide, a principios de 2004, seguir dando conciertos sin Migue. Y dejan las puertas abiertas a su reincorporación, pero una vez que hubiera pasado un tiempo prudente en el centro de rehabilitación.

 

La gira del segundo disco se paró meses antes para que Migue se desintoxicara y las drogas dejasen de suponer un problema para él, porque por tercera vez en tres años había vuelto a sufrir un fuerte brote psicótico. El primero ocurrió a principios de 2001, durante las grabaciones de ‘El Sentimiento Garrapatero’ y desencadenado después de una fiesta de fin de año a la que fue con El Canijo y donde tomaron éxtasis. El segundo a principios de 2002. Y este tercero que menciono antes, en los meses de septiembre y octubre de 2003.

 

Sufría él y sufríamos todos los que le queríamos y trabajábamos con él. Migue tenía una sensibilidad tan especial, que cualquier tipo de droga que se juntara con un periodo de fuerte estrés y falta de descanso podía ocasionarle esa inestabilidad. Él era consciente de ello e hizo esfuerzos muy grandes para luchar contra sus adicciones. Desde diciembre de 2003 estuvo hasta en tres centros, pero nunca superó periodos de más de un mes. Aunque previamente, en los años de gira con la banda, había logrado encadenar muchas etapas de autocontrol alejado de las drogas.

 

En aquellos primeros meses de 2004 cuando Migue salía de los centros, volvía a retomar el consumo de cocaína, algo que suponía un riesgo muy alto para su estabilidad nerviosa.

 

Y Los Delinqüentes, pues como decía, no se entendieron con él y siguieron dando conciertos sin Migue, animándole a que de verdad pasara un tiempo prudente de desintoxicación y rehabilitación. Realmente nunca perdieron el contacto, y Migue iba a casa de Diego o a Pejinas a ver al Canijo, y les cantaba las canciones que tenía escritas para Matajare 9, y llegó a escuchar la ‘Primavera Trompetera’ cantada por el Canijo, o ‘El Pirata del Estrecho’ en casa del Diego.

 

La banda se había convertido en una empresa y algunos pueden pensar que los compromisos profesionales se antepusieron a la lealtad que se pudieran deber en torno al nombre del grupo y a la idea original del proyecto. Fue muy duro, porque a Migue siempre le dejaron las puertas abiertas para regresar. Y él se debatía entre regresar o centrarse definitivamente en su disco en solitario.

 

Era una situación muy difícil de asumir. Por un lado, yo mismo pensaba que Migue se tenía que dar cuenta de lo mala que son ese tipo de adicciones, porque por culpa de ello perdía la posibilidad de estar tocando y seguir con su banda. Esto es algo tan personal y que depende tanto de tu propia fuerza de voluntad…

 

Por otro lado, ese sufrimiento y el hecho de querer entrar a un centro para dejar de consumir para siempre, le hacía aumentar el consumo. Yo creo que ahí es cuando comenzó a poner demasiado a prueba su gran corazón.

 

Migue a veces mitificaba las drogas, pensaba en cómo las usaban Calamaro, Sabina o Rafael Amador… Tenía sólo 20 años, desde los 16 años en que empezó a ver muy claro que podrían dedicarse al mundo profesional de la música todo fue rapidísimo, y gran parte de las relaciones con sus amigos, que luego se convirtieron en sus socios, se habían basado en fumar canutos y estar de fiesta con drogas y alcohol de por medio.

 

 

Así que lo que yo considero es que no se puede hablar de un acabar “mal” así a secas de Migue con Canijo y con Diego y la banda. Yo veo más un distanciamiento paulatino desde que prácticamente se publicó el primer disco. A nivel personal y también a nivel creativo y artístico.

 

Y es que, como decía más arriba, la actividad llegó a ser a veces tan intensa, se pasaban tantas horas de viaje, trabajando y disfrutando, que luego, los días que estaban en Jerez, ya no eran como antes de que se grabara el primer disco, y no quedaban ni se llamaban tanto, en lo que afecta al trato y la amistad con Migue. Muchas veces por prudencia, otras tantas por cansancio.

 

Una vez más creo que Migue, en las poesías que escribió en aquella época y que se recogieron en ‘Cómo apretar los dientes’ dibujó bastante bien la complejidad de todos los acontecimientos. Incluso en los momentos en los que todo estaba más oscuro, fue capaz de encontrar la manera de expresarse y crear algo bello.

 

Y para concluir este “tú a tú” tan cercano lanzo la última pregunta enfocada a su último día, desde el respeto ¿Fue en San Ignacio donde falleció Migue.

 

Sí, así fue, tal y como te he contado más arriba. Muchas gracias por enviarme la entrevista, y espero haber respondido a tus expectativas, y sobre todo, haber hecho honor a la transparencia y sinceridad de la que Migue siempre hizo gala.

 

GRACIAS ante todo Manu por dejar que nos adentremos un poquito más en la vida de “el Gufi“, a la que miles de personas admiran y con la que otras muchas se identifican. Ha sido un placer el encontrarme con una persona tan increíble y tan cercana a la gente como tú. Y gracias por hacer del sentimiento garrapatero algo único en la vida. Un saludito.

 


Comparte esta entrada:
Google Facebook Twitter Yahoo! Buzz MySpace Email

SEGUIMOS CON LAS ENTREVISTAS PARA EL DOCUMENTAL ‘HIERRO OXIDAO’

Lunes 15 de junio de 2015

 

La pasada semana terminamos la última sesión de mi entrevista para el documental #HierroOxidao #VidaYObraDeMigueBenitez

 

9 horas de testimonio rodadas en tres localizaciones. Gracias a Juan Miguel Del Castillo Moreno por su buen hacer y a Jaime Moreno @haimlet y a mi primo Manuel Busto por hacerme las preguntas, por su atención y por su cariño!!

 

Seguimos corriendo hacia nuestro sueño: Empezar a montar. Qué ganasss!!

 

Por cierto. La cita del día:

 

Serio no es lo contrario de divertido.

Lo contrario de divertido es aburrido.

 

“Livin’ easy / lovin’ free…”

 

 


Comparte esta entrada:
Google Facebook Twitter Yahoo! Buzz MySpace Email
www.comoapretarlosdientes.com
© Ediciones MATAJARE 2009. Todos los derechos reservados.
AVISO LEGAL| QUIENES SOMOS | CONTACTO | LISTA DE CORREO